Algún día no es un día de la semana

Autor: Sol Aguirre

Editorial: La esfera de los libros

Fecha de publicación: 02/2017

Nº de páginas: 376

ISBN:  9788490608876

Me llamo Sofía Miranda y no me peino, tengo una letra horrorosa, digo muchas palabrotas, odio cocinar, veo pelis malísimas que me encantan, tengo celulitis y una flaccidez en los brazos que es muy bestia. Soy madre soltera, adoptiva y doble. Solo sé que quiero vivir descalza el máximo tiempo posible (descalzos los pies y descalza la sesera) y que algún día no es un día de la semana, así que más me vale decidir YA

Encontré el libro de Sol Aguirre en una librería Re-Read de las que hay en Madrid. Estaba en el escaparate y me ganó su portada. Busqué de qué iba por internet y me lo llevé a casa.

Antes de empezar a leerlo, hice lo que pocas veces hago, cotilleé reseñas e información del libro por Google, para ver qué opinaba la gente del libro y entonces me encontré con la gran sorpresa de que Sol tiene un blog – Las claves de Sol (Historias para majaras muy cuerdas).

Dediqué algunos más de 30 minutos en cotillear el blog para confirmar que me encantaba. Yo, que soy muy de blogs, echaba en falta algo así, descarado, femenino, fuerte, con carácter…y terminó de ganarme cuando en el primer post que leí (recuerdo que era jueves a las 7 am de la mañana antes de empezar a trabajar) me descubrió un temazo de Andra Day que no pude dejar de compartir en algunos grupos de Whatsapp (sí, a esas horas).

Pero blogs aparte, que aquí venimos a leer reseñas de libros, deciros que he disfrutado de su lectura. Me lo he leído en los dos días del fin de semana y aunque no va a ser un libro de los que se me quedan grabados para el recuerdo y que recomiende a diestro y siniestro sí que creo que cumple su función porque entretiene y te hace reír.

He leído por ahí que te sientes identificada con los personajes, pero en mi caso no ha sido así. Mis amigas no son tan cosmopolitas, ni viven en Nueva York, ni hacen pelis, ni se acuestan tres veces en semana con tipos diferentes, pero sí me he sentido identificada con las anécdotas relacionadas con la maternidad.

Creo que es importante destacar la importancia que tiene en el libro la felicidad de una mujer independientemente de sus hijos. Quizás es lo más importante que tiene el libro, hablar de la felicidad, de su búsqueda y de cómo la protagonista la encuentra sin ningún tipo de tabúes de muy diferentes formas.

En este libro también se aborda el obsoleto papel de la mujer cuarentona aburrida y metida en casa dentro de una rutina laboral y maternal establecida. Porque esa rutina cuando eres madre existe, pero con un poco de ayuda, hay tantas y tantas formas de romperla que me parece interesante que en este libro se hable de madres que salen de fiesta, que le gusta cantar en karaokes hasta las tantas de vez en cuando, que disfrutan saliendo a cenar o de estar tiradas en su sofá viendo la serie de turno sin el ruido de fondo de sus hijos.

La pregunta clave es si recomendaría el libro. Si eres de las personas que tienes poco tiempo para leer y te lees solo cuatro libros al año, te diría que no, que si quieres leer algo del estilo te leas a Megan Maxwell, Elisabet Benavent o a Marian Keyes, por citar algunos ejemplos. Sin embargo, si eres de los que devoras libros te diría que cuando te encuentres en alguna fase de desgana lectora que lo cojas, que te sumerjas en sus páginas…mal no te va a hacer y seguro que algunas risas te echas.

Puntuación
Compártelo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *