Tea rooms

Autora: Luisa Carnés

Editorial: Hoja de Lata

Fecha de publicación: 06/2016

Nº de páginas: 254

ISBN:9788416537112

Corren los años treinta en Madrid y las trabajadoras de un distinguido salón de té cercano a la Puerta del Sol ajustan sus uniformes para comenzar una nueva jornada laboral. Antonia es la más veterana, aunque nunca nadie le ha reconocido su competencia. A la pequeña Marta la miseria la ha vuelto decidida y osada. Paca, treintañera y beata, pasa sus horas de ocio en un convento y Laurita, la ahijada del dueño, se tiene por una «chica moderna». Únicamente Matilde tiene ese «espíritu revoltoso» que se plantea una existencia diferente. Todas trabajan por un salario de hambre y una absoluta falta de expectativas. Están acostumbradas a callar: frente al jefe, frente al marido, frente al padre. Su vida se traduce en esta reflexión de Matilde: «Diez horas de trabajo, cansancio, tres pesetas».

No conocía a Luisa Carnés. Actualmente se la ha llegado a considerar la “la más importante narradora del 27” o la representante de la “novela social de preguerra” así que os podéis imaginar hasta dónde puede llegar mi error y el desconocimiento.

Me parece increíble que un libro escrito por una mujer en el 1934 tenga semejante fuerza y valentía y retratar a través de la visión de unas empleadas en una lujosa pastelería, la vida de la mujer y de la clase obrera en aquella época.

Temas como el aborto practicado en casas oscuras con perchas, la prostitución como medio de vida para sobrevivir, la búsqueda de un marido para llevar una vida mejor, el sometimiento a un hombre que te es infiel, son tratados en el libro con total normalidad. Este libro es un grito alzado contra la desigualdad de género. Un grito feminista en un libro escrito en el 34. ¡Ojo! No digo más.

El final del libro es de traca, pelos de punta y lágrimas en los ojos tuve durante la lectura de esas páginas. Un grito de rebeldía cuando fue escrito y un grito de rebeldía para los tiempos que vivimos. No lo olvidemos nunca, ni un paso atrás en nuestros derechos. Por ellas, por nosotras y por nuestras hijas.

Puntuación
Compártelo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *